Palacio Aljaferia- Zaragoza

por | 14 marzo, 2020

PALACIO ALJAFERIA ZARAGOZA

Es uno de los conjuntos monumentales mas emblemáticos de Zaragoza. Tiene una dilatada historia de1000 años, durante los cuales ha tenido diferentes usos: como palacio real, sede de la Inquisición, acuartelamiento militar y desde 1685, sede de las Cortes de Aragón.
Son tres las etapas y estilos constructivos que conviven: un palacio de verano musulmán (siglo XI), reformas y ampliaciones medievales en estilo mudejar (siglo XIV) y como residencia de los Reyes Católicos (siglo XV). Después obras y reformas de acomodo y destrucción sistemática para su uso cuartelario, hasta 1947; a partir de este año se inicia un largo proceso de restauración, que culmina en el año 1985, con la elección de este palacio para ser sede de las Cortes de Aragón.

La Aljaferia se ideó como un palacio suburbano de verano. En el lugar existía una atalaya de vigilancia o una almunia o quinta de recreo, a la que correspondía la parte inferior de la torre del Trovador, siglo XI.
El nombre de esta torre, que se trata en realidad de la torre del Homenaje, proviene de una obra y mas tarde del libreto de la famosa ópera “IL Trovadore” (Verdi), inspirada en una leyenda que cuenta los desdichados amores de Doña Leonor Sese de Urrea con Don Manrique de Lara, durante el tiempo que éste estuvo prisionero en esta torre.

Las obras del palacio islámico se deben al segundo rey de la dinastía de los Banu Hud, (Abu-Ya’ Far Admad I Al-Muqtadir bi-llah) que reinó en la taifa de Zaragoza entre 1016 y 1081. El palacio se llamó qasr-al-surur (palacio de la alegría). Debió construirse después del 1065, año en que Ahmad adoptó el título Al-Muqtadir bi-llah (poderoso gracias a Dios) tras la recuperación de la ciudad de Barbastro.

Tras la conquista de Zaragoza ( año 1118) por Alfonso I el Batallador, pasa el palacio a ser propiedad de los Reyes de Aragón, que lo utilizan como residencia cuando están en la ciudad.

En el reinado de Pedro IV (siglo XIV) se llevan a cabo la mayor parte de los obras mudejares en el palacio: capillas de San Martín y San Jorge, construcción de las dos plantas del palacio, el recrudecimiento de la torres del Trovador en dos plantas. En el siglo XV, los Reyes Católicos llevan a cabo una profunda reforma con las construcción de la escalera, el Salón del Trono y sus dependencias anexas. Esto significa una alteración en la primitiva sencillez del palacio.

En el año 1486, algunas estancias pasan a ser sede del tribunal del Santo Oficio de la Inquisición y en el año 1550, se construyen dos nuevos edificios, para vivienda de los inquisidores: uno en el lado oeste y otro en el extremo oriental del lado sur del patio de San Martín.
Es en el año 1593. cuando empieza la sistemática destrucción del palacio, al pasar a uso militar. En este año Felipe II, ante el asalto que sufrió el palacio, manda reforzarlo con cuatro torreones, una muralla con dos puertas de ingreso y un nuevo foso con una escarpa una contraescarpa.

En el año 1772, a instancias del rey Carlos III, se transforma en cuartel militar, Se demolieron todos los torreones ultrasemicirculares de alabastro, los cuatro arcos centrales del pórtico del testero sur y la arquería de acceso al Salón Dorado, por lo que el aspecto exterior cambió radicalmente.

Entre los años 1863 y 1880, se reformó el cuartel, que se completó con la construcción en las cuatro esquinas de otros tantos torreones neogóticos. Lo único que quedaba visible del palacio islámico, eran tres arcos del pórtico sur, la arquería de acceso a la sala meridional, el oratorio o mezquita y la alhania o alcoba este del Salón Dorando

La Aljaferia llegará al siglo XX utilizada como cuartel, uso que mantendrá durante la primera mitad del su centuria, En 1947 comienza un largo proceso de restauración, que vio su final en 1985 cuando pasa a ser sede de las Cortes de Aragón, adoptando medidas de rehabilitación y adaptación necesarias para nuevos usos y respetando la parte monumental.

El grueso de la construcción del palacio musulmán, fue obra de Abu-Ya’far Ahmed I al Muqtader bi-llach. En cuanto a la disposición general del palacio se adopta el arquetipo de la dinastía omeya de Oriente, el de los castillos del desierto de la primera mitad del siglo VIII.

La Aljaferia es de planta cuadrada, sus dimensiones se aproximan a la de los castillos omegas; la puerta de entrada se encuentra entre dos torreones; presenta al interior una subdivisión progresivamente tripartita.
Tanto en planta como en fachada, está dividida en tres partes iguales: las dos extremas corresponden al diámetro de los torreones ultrasemicirulares y la central al lienzo que se sitúa entre ambos cubos. Esta división también se aplica al lienzo, donde se abre la entrada que se subdivide en otros tres tercios, de los cuales la luz de la puerta ocupa el central. El perímetro amurallado cuenta con torreones de planta ultrasemicircular.

Dentro de la división tripartita del interior del palacio, la parte central la ocupan las dependencias destinadas a funciones oficiales, las zonas laterales estaban destinadas a viviendas privadas.

Esta zona central se dispone de manera longitudinal en sentido Norte-Sur, con un gran patio abierto al aire libre, de planta rectangular, mas profundo que ancho; las estancias, precedidas de pórticos, en los lados cortos, Norte y Sur.
La parte mas importante corresponde al pórtico Norte: al fondo una gran sala de planta rectangular (sala principal o del Trono), a ambos lados dos estancias de planta cuadrada (alcobas laterales). Delante de la sala del Trono, hay un pórtico abierto con idéntica disposición: sala central alargada y dos albercas laterales que se prolongan an alas profundas hacia el patio; a oriente de la alcoba derecha el pórtico, está la mezquita u oratorio privado. De las estancias del lado Sur, sólo podemos ver el pórtico.

Los lienzos del primitivo recinto amurallado eran de tapial, reforzados por dieciséis torreones ultrasemicuruclares, se han conservado únicamente en las bases unas pocas hiladas de los grandes sillares de alabastro. Esto ha permitido delimitar al diámetro de las torres, siendo ligeramente superiores las de los extremos frente a las intermedias.
En su lado Norte la torre del Homenaje (torre del Trovador) de planta cuadrada. Servía aparte de defensa contra los posibles ataques enemigos, para configurara dos mandos bien diferenciados: el exterior (plebeyo profano) y el interior (culto y refinado); en este último vivía el monarca rodeado de su corte y aislado del la ciudad.
El lienzo de muralla donde abre la entrada, los dos contiguos y el de la fachada norte de la iglesia de San Martin, presentan en su parte superior una galería abierta, de arcos carpaneles doblados en ladrillo.

Es muy interesante la distribución interior de los torreones. Presenta un primer piso macizo y colmateado, al que siguen dos estancias: la primera con pasadizo iluminado con saeteras y la segunda se comunica con el adarve de los lienzos de la muralla. El acceso a las dos salas es mediante una puerta de doble herradura con un mainel central.

En los dobles arcos de herradura de los pisos superiores, podemos ver el ladrillo de su fábrica y en los pisos bajos quedan algunos restos del recubrimiento de yeso. Se conserva un pequeño motivo en uno de los arcos del intrados (en la sala bada de la torre más próxima a la puerta) , se trata de una hexapetela en el interior de un círculo.

Al interior de las torres se llega accediendo a los adarves desde la planta tercera de la torre del Trovador, desde donde se recorre la muralla. De las torres se sale a una amplia terraza donde tenemos el adarve correspondiente a la muralla Norte y a partir de aquí se sigue hasta la torre esquinera y la pequeña mudejar hasta la zona de la fachada principal.

Desde el patio de San Martin es visible la distribución de los lienzos de la muralla al interior, divididos en dos zonas: la superior abre una galería de arcos de medio punto y la inferior en vanos rectangulares. A través de una doble escalera, en forma de V invertida, se realiza el acceso de una a otra.

En la esquina nordeste de la terraza de San Martin, se levanta una pequeña torre de ladrillo. Tiene planta cuadrada y remata almenado sobre una cornisa a base de mensulas en voladizo. Esta hueca al interior, con trompas en los ángulos de su parte alta, que la convierten en octogonal. Como decoración del exterior consta de dos pequeñas bandas de esquinillas simples en su parte superior, En la parte baja abren dos alargados y estrechos vanos y un arco tumido en cada uno de sus lados.

La puerta de entrada del recinto exterior amurallado,no está centrada respecto a la fachada, sino claramente descentrada respecto a su eje de simetría.
Consta de un gran arco de herradura de arranques enjarjados y de doble rosca. En su roca son visibles los restos de sillares de alabastro. En el lado derecho hay un paño de lienzo. Al exterior la puerta presenta un solo arco, con pequeños restos de sus sillares en el lado derecho y en el lado contrario un paño de lienzo. A la derecha hay unos pequeños restos de una antigua puerta de entrada al palacio musulmán, en recodo.
En el exterior sobre la puerta va un friso en cercos de medio punto entrecruzados, sobre pequeños capiteles, que sustentan columnas aboceladas. El conjunto se remata con la galería de cercos carpaneles.

TORRE DEL TROVADOR O DEL HOMENAJE

Se trata en realidad de la Torre del Homenaje del recinto. Es una construcción de tipo militar, de carácter defensivo, con unos muros que, e la primera planta tienen un grosor de 4,15 mas y que van decreciendo hasta 1,20 mas en la parte alta. Carente de vanos significativos y con entrada en lo alto, a la que se accede por una escalera.
Se asienta sobre un zócalo de dos o tres hiladas de sillares. Sobre éste arranca la fábrica, cuya parte baja tiene una altura de 6 mts y está formada por tres cuerpos: la exterior de sillares de alabastro, dispuesto en tizón, con espesores distintos en cada sillar, lo que hace que unos penetren en el muro más que otros; la interior es de mampostería y el relleno central es de piedra, con mortero de cal y canto.Las esquinas son de ladrillo.
Los 18 mts de altura, que van desde el término de esta silencia hasta el apoyo de la cubierta, son de tapiel a base de piedra y mortero.
En todo el muro se abren una veintena de aspilleras, la puerta de acceso al adarve y siete ventanas. En la cara Norte existen unos ladrillo azufrados sobre unos sillares que se intercalan de forma anárquica,ocupando una zona de proporciones y tamaño similar a una puerta, que sería de comunicación entre la torre y el posible edificio que estaría adosado a la misma (es de suponer ue al amparo de la torre debió alzarse una almunia.
Las plantas segunda y tercera, que serían de madera, se rehicieron con materiales pobres ya que esta torre sufrió un incendio.
Desde e Salón de Recepciones, que esta comunicado con la tercera planta de la torre, se puede ver el muro oeste de la torre, así como el paso atrincherado que sirve de acceso al pozo-aljibe desde la planta primera, pozo también visible desde el Salón.

Su estructura interior consta de cinco plantas: las tres primeras de época musulmana y las dos superiores y parte de la tercera cristianas.

La primera planta corresponde a la fábrica primitiva del siglo IX. El espacio se compartimenta mediante dos pilares cruciformes que generan, en sentido este-oeste, dos naves de tres tramos cada una. De los pilares cruciformes arrancan arcos de herradura rebajados, que sustentan las bóvedas y los forjados de la planta superior. Mientras en ésta los arcos son de ladrillo, en esta primera son de sillería. En el muro hay un pequeño vano de ladrillo en arco de medio punto. Se exponen dos capiteles de origen corintio. Esta planta se comunica con un gran pozo situado fuera de la torre, en su costado oeste bajo el Salón de Recepciones. Se accede desde la torre a través de una escalera, que da paso a un corredor de 97 cm, de ancho por 183 cm, de altura, que atraviesa el muro hasta llegar al exterior. Está abovedado: primero a base de sillares muy alargados y luego con ladrillo.
Continua por un paso abierto en trinchera, hasta llegar a la boca del pozo. El pozo tiene unas dimensiones de 5,20 mts de diámetro en la boca y 5,60 mts en el fondo y una altura de 15,70 mts..Está construido a base de sillares de caliza. De la boca arrancaban una escalera de caracol, descendente, con grandes losas voladas de piedra, hasta un planta firme de madera que cubría todo el fondo, excepto una abertura cuadrada central , que es el pozo en sí.

A la segunda planta se accede a través de una escalera intramural, que parte del vestíbulo frente a la puerta de entrada de la primera planta. Su distribución consta de dos pilares cruciformes, que compartimentan la sala en seis tramos, utilizando el ladrillo en lienzos, arcos y bóvedas. En esta planta se aprecian algunas de las características de esta torre: el grosor de sus muros va disminuyendo conforme se asciende en altura y la ausencia de elementos decorativos.

La tercera planta, a la queremos a través de la escalera intranquila, se complementa en cuatro pequeñas salas, en cuya separación encontramos arcos de herradura, un apuntado y otros tres de medio punto, que separan las salas sureste y noreste. En dos de las salas los techos están pintados con motivos geométricos mudéjares; en las otras dos los techos son lisos.
En la sala sureste las pinturas constan de cinco motivos geométricos: tres circulares de influencia islámica y un circular y otro cuadrado com motivos cristianos. El motivo central es un lazo de seis a base de cintas recta y curvas, con restos de policromía de color rojo y negro. El motivo de tipo cuadrado consta de una banda circular en su interior. Cada una de las esquinas exteriores se decoran con finos tallos de color negro; las esquinas interiores son de color rojo y el interior lo ocupa la figura de un dragón.
El de la esquina noreste, es un lazo de cinco a base de líneas curvas con pequeños motivos vegetales de color marrón en su interior; se adorna en su contorno con finos tallos con ataurique, alternando el marrón y el negro.
En las otras dos esquinas se pueden ver: en una de ellas un complicado motivo islámico de lazo de seis y en la esquina contraria otro motivo de tipo circular cristiano.
El de la esquina suroeste es un lazo de seis con decoración interior y su contorno con finos tallos con ataurique, alternando el marrón y el negro.
El motivo de la esquina noroeste es de tipo cristianos
En la superficie del techo podemos encontrar restos de agramilados que parecen configurar motivos geométricos.

Un arco de herradura sirve de paso entre la sala noreste y la noroeste.
Los techos de esta sala y de la contigua, la noreste en la que se abre la puerta de comunicación con el Salón de Recepciones, aparecen lisos, exceptuando las inscripción, en caracteres cúficos, que recorre todo su contorno, al igual que en las otras tres, la inscripción reproduce la leyenda “el imperio es de Allah”, acompañado de motivos vegetales y zoomorfos de color rojo, en el que predominan las figuras de leones.

Las dos plantas superiores son cristianas

A la cuarta planta se accede por unas escaleras con arco de herradura. La planta se divide en dos zonas mediante un muro longitudinal, en el que abren amplios arcos ligeramente apuntados , que sustentan las estructuras planas de madera con que se cubre. En uno de sus muros se ha abierto un hueco que servía de chimenea. En él se pueden ver también pequeños agujeros en los que se insertaban las argollas que sujetaban a los presos, durante el tiempo que torre se utilizó como prisión.

A la quinta y última planta, con las misma disposición que la anterior, se accede mediante una sencilla escalera de madera.

Un elemento interesante de esta Torre, son los grafitis que fueron grabando los numerosos prisioneros que estuvieron cautivos entre sus muros (inculpados por la Inquisición, cautivos de las guerras, etc…). Estos grafitis, exceptuando la primera planta, los encontramos en todas las demás y en mayor número en la zona de las amplias ventanas que se abren en número de una por planta con bancos laterales. Tanto en éstas como las paredes están llenas de nombres, fechas dibujos. En el segundo piso en mayor numero de grafitis los encontramos en la zona de la ventana, que en esta planta está ligeramente en alto.
En la tercera planta el mayor número de grafitis, se concentra en sus muros. La ventana no está en alto, sino a la altura del suelo.
En la cuarta planta, el número decrece significativamente.

https://www.aragonmudejar.com/zaragoza/aljaferia/aljaferia01.html